Saltar al contenido

El Monstruo de la Fiesta

El Monstruo de la Fiesta - Leyendas Cortas de Miedo

Para los que prefieren la lectura ligera, les recomendamos disfrutar de las leyendas cortas de miedo que encontrarán en nuestro sitio. Un ejemplo de éstas es la historia que a continuación les ofreceremos:

Todo comenzó cuando aquella noche Samantha regresaba a casa de la universidad. Ella era una alumna excepcional y estaba a punto de graduarse con todos lo honores. Sus padres orgullosos de su hija, ese día habían organizado un festín junto con sus amigos para celebrar sus buenas notas.

Sus comidas preferidas, estaban servidas en la mesa más grande que tenían en la casa. Al pasar ella por la entrada principal se encontró con una gran sorpresa. Sus padres y varios amigos salieron de sus escondites muy emocionados, para felicitarla por ser alguien tan dedicada a sus estudios.

Más tarde, cuando ya la fiesta tenía un ambiente cómodo y agradable, los padres de Samantha empezaron a organizar algunos juegos y animaban a los invitados a participar en ellos.

Uno de los juegos consistía en elegir a un “hechizado” al que le darían vueltas después de cubrirle los ojos con un trapo. Luego el “encantado” intentaría atrapar a alguien de los participantes.

De pronto, cuando a Samantha le tocó estar “hechizada” algo extraño sucedió. Todas las luces se apagaron quedando la casa totalmente oscura y en silencio. Ella al notar tal quietud, empezó a sentirse nerviosa y con una voz preocupada preguntó:

 «—¿Chicos por qué tan callados?… ¡Hola!… ¿No se suponía que deberían de hacer ruido para poder saber dónde están?».

Luego de hacer varias preguntas percibió a una extraña voz que resonaba en aquella soledad. Samantha quedó todavía más inquieta al oír las siguientes palabras: «¡Quítate lo que tapa tus ojos!».

Con temor por lo que vería, se quitó el trapo con lentitud y nerviosismo. Pronto descubrió una horrible oscuridad que la llenó de miedo, todo su cuerpo temblaba a punto de desfallecer. Tratando de controlarse, al fin logró que sus labios dijeran algo:

—¡Si esto es una broma; no me parece para nada graciosa!

Apenas había pronunciado esas palabras, cuando a sus oídos llegó el ruido de una risa burlona que reverberaba por toda la sala. La chica al escucharla quiso huir; pero cuando lo intentaba tropezó con algo.

Al caer, se dio cuenta que lo había hecho sobre un cuerpo que yacía en el suelo. Entonces pensó que era el de su madre, estaba tieso como si se encontrara muerto y le suplicaba que se despertara.

La muchacha estaba desconcertada sin poderse mover, tenía tanta desesperación que le  costaba respirar. De pronto volteó bruscamente al sentir que algo tocaba su hombro y lo que encontró la dejó aún más paralizada.

Ante ella, se encontraba un monstruo de aspecto repugnante, con una cara humana deformada; no tenía ojos y sus fauces eran gigantescas con miles de dientes muy afilados. La chica intentó gritar pero fue inútil; comprendió tristemente que no podría hacerlo.

En la fiesta todos se divertían excepto la madre de Samantha que tenía rato buscándola. Su hija había desaparecido justo antes  de comenzar los juegos de los “encantados” y nadie sabía de ella.

Los demás asistentes al darse cuenta de su ausencia, también quisieron ayudar a buscarla; pero la chica nunca apareció. Después de esa fiesta sus padres ya no volvieron a saber de ella y ni siquiera las autoridades pudieron averiguar su paradero.

Si te agradan nuestras historias, compártelas en las redes sociales y no te pierdas las próximas leyendas cortas de miedo que muy pronto publicaremos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *