Saltar al contenido

La Leyenda de la Casa de los Tubos

La Leyenda de la Casa de los Tubos - Relatos de Monterrey

Existen sitios malditos que ocultan un sinfín de secretos, hechos que han dado paso a distintas historias macabras. Son espacios, donde pululan los entes oscuros, seres que se vuelven dueños absolutos del lugar. Allí reina la desgracia y la muerte, se consideran recintos endemoniados que causan horror y agonía, sensaciones que te ponen al borde de la locura.

Son lugares donde predominan las malas energías y el ambiente se torna tétrico, pues generalmente están poseídos por criaturas de ultratumba. Este tipo de entidades penan, no han podido trascender y buscan hacer daño toda costa. Ahí, se dan cita distintos eventos de índole paranormal, sucesos que terminan en fatalidades, como los que enseguida describiremos.

Tales acontecimientos, pasaron en una construcción abandonada que está ubicada en el estado mexicano de Nuevo León. Es una casona muy conocida por una historia de terror que ha dejado a muchos perplejos. Debido a eso, con el tiempo se fue gestando una de las leyendas de Monterrey más famosas; se asegura que fue real, estamos hablando de:

La Casa de los Tubos

Hay un lugar que encierra una desagradable historia de miedo, un relato que se cree verídico. Es una casona que actualmente está remodelada. Sin embargo, en el pasado despertó el terror de propios y extraños; pues se asegura que en su interior sucedían un montón de fenómenos paranormales que carecen de alguna explicación lógica.

Antes de ser remodelada, la casa de los tubos como ya se le conocía; era una vieja construcción que había quedado inconclusa. Su diseño arquitectónico causaba curiosidad a cualquiera. Todo ello, debido a su figura tubular tan extraña. En esa casona, se veían apariciones y sombras, la gente decía que en sus entrañas albergaba entidades oscuras y criaturas del más allá.

Aunque físicamente, se encuentra en Guadalupe, Nuevo León; se considera como uno de lugares abandonados de Monterrey más populares. Es quizá por los relatos de miedo que la gente cuenta acerca el sitio. Una de las historias más espeluznantes trata sobre una presencia de ultratumba que se oye en el interior, se cree que es el fantasma de una niña.

Dicen que es una criatura espectral que se asoma por las ventanas emitiendo tristes alaridos de terror. Muchos creen que esa aparición no es de este mundo y aseguran que es el alma en pena de una niña que se dice falleció en ese lugar. Otros la han escuchado llamar a su padre llorando de una forma desconsolada, después se oyen ruidos extraños.

Se comenta que en ese peculiar lugar mora un ser sobrenatural que aborrece a los intrusos. Es el espectro de una niña que nunca permitirá que invadan la casona. Cuando alguien osa internarse, lo lamentará para siempre. Hay historias que así lo demuestran; pues hubo personas que allí los devoró la fatalidad. Así nació la Leyenda de la Casa de los Tubos.

El Origen de la Casa de los Tubos

Todo inició en los años setenta cuando a Monterrey llegó una familia. Era un hombre con su adorada hija; una pequeña que significaba todo en su vida. La niña tendría unos 10 años y no podía caminar debido a su condición de minusvalía. Aquella situación la mantenía sumergida en la tristeza, pues sabía que dependía de una silla de ruedas para desplazarse.

Unos cuentan que se la pasaba dibujando, y en esas imágenes trataba de plasmar una extraña construcción: una casa de tubos. Su padre, que estaba siempre al pendiente de ella descubrió aquella ilustración y le preguntó que si le gustaría vivir en un lugar así. Entonces, la pequeña sonriendo le dijo que sí; que de esa forma podría ser feliz.

El hombre, al ver aquella carita iluminada de ilusiones; tomó los trazos de su hija y se puso en contacto con un arquitecto. Le pidió que construyera algo muy similar a lo que había dibujado su niña; así inició aquel proyecto que hoy es una realidad. A petición de la pequeña, en la casa de los tubos los pasillos serían carreteritas que servirían para desplazarse.

Así iniciaría la historia de una las casas embrujadas más famosas de Nuevo León. El terreno que se adquirió, desde un principio se aseguró estaba encantado, pues allí sucedían cosas inexplicables. Se decía que era un sitio endemoniado porque a los trabajadores les cambiaban sus herramientas de lugar, como si alguien lo hiciera para enfadarlos.

Pero aquel fastidio con el tiempo se fue convirtiendo en temor, pues había ruidos raros en la construcción. Extraños susurros y alaridos comenzaron a escucharse en el interior del inmueble. Incluso se dice se oían risas malvadas, como si alguien quisiera asustarlos o advertirles de algo. Presentían que la muerte los asediaba y no estaban equivocados. Así nació:

La Leyenda de la Casa de los Tubos

Cuentan que un día, en el lote baldío donde se estaba levantando el tenebroso inmueble llegó la desgracia. Un trabajador cayó desde la parte alta lanzando un horrible grito de terror. Todos quedaron pasmados cuando vieron la desagradable escena, miraron una cara de sufrimiento en el hombre que yacía muerto; sabían que el peligro los acechaba.

El miedo ahora era dueño de los constructores, sin embargo se armaron de valor y siguieron con sus actividades. Días después volvió el latigazo de la fatalidad; un albañil que maniobraba cerca de una ventana salió volando; dicen que una extraña corriente de aire lo lanzó al vacío. Entonces el pánico se apoderó de todos, cuando vieron estrellarse en el suelo a su compañero.

Los hechos dejaron horrorizados a los trabajadores y decidieron abandonar la obra. Después, no se sabe ni cómo, la casa de los tubos quedó terminaba. Estaba lista para recibir a sus dueños. Cuando la niña supo que su nuevo hogar la esperaba; un sentimiento de felicidad la inundó. No imaginaba, que un mundo de horrores le aguardaba en aquel lugar siniestro.

Al fin se llegó el día para conocer la nueva casa. El padre veía a su hija irradiar de alegría, también él estaba feliz. La llevó a que revisará los pasillos y ventanas; se habían construido de acuerdo a su diseño. Así podría admirar los bellos paisajes desde las alturas, además sería posible ir a cualquier lugar por medio de sus carreteritas, como ella les decía, y ahí la dejó sola.

Mientras él revisaba otras áreas de la construcción, su pequeña disfrutaría de su nuevo hogar. De pronto, sucedió algo que lo dejó congelado. Escuchó unos gritos de terror que llegaban desde donde estaba su hija; también oyó ruidos muy extraños, de algo que se estrellaba en el piso. Supo entonces que era la silla de ruedas y alcanzó a ver a su hija destrozada sin vida.

Hoy en día, esa casona encantada de Nuevo León está remodelada, quizá para borrar la mala reputación. Los arquitectos tal vez piensan que así podrán ahuyentar a los malos espíritus y que las historias de terror de ese sitio habrán terminado. Sin embargo, es probable que ahí more aún el fantasma de la niña que dio origen a la Leyenda de la Casa de los Tubos.