Saltar al contenido

Leyenda de la Cueva del Diablo

Le Cueva del Diablo - Leyenda de Mazatlán Sinaloa

Hay lugares recónditos en toda la tierra, donde se resguardan criaturas horrendas que el mismo hombre nunca ha visto. Sobre esos sitios misteriosos existen infinidad de historias, la mayoría aterradoras. Es el caso de La Cueva del Diablo de Mazatlán, una gruta tenebrosa que supuestamente alberga a un ser infernal.

En los cerros y montañas de México; incluso del mundo entero, existen cavidades enigmáticas donde se han originado un sinfín de historias. En ellas se narran hechos espantosos, que están muy relacionados con el demonio. Una malévola entidad sobrenatural, que merodea por esas oscuras cavernas; conocidas como Cuevas del Diablo.

La historia de la cueva del diablo más popular en México es la de Mazatlán. Se trata de una leyenda de Sinaloa muy antigua, que se ha extendido por toda la región hasta llegar a otras partes lejanas. En los siguientes relatos abordaremos algunos eventos conocidos, te invitamos a disfrutarlos.

La Cueva del Diablo de Mazatlán

La ciudad de Mazatlán, Sinaloa; es un famoso puerto mexicano, poseedor de lugares paradisiacos que invitan a ser explorados. Sin embargo, en esta tierra prodigiosa también hay sitios muy misteriosos, de los que se cuentan muchas historias. Algunas de ellas son increíbles y siniestras; pues hablan de sucesos realmente espeluznantes.

En las playas de la Perla del Pacífico, se gestaron multitud de relatos que fueron pasando de generación en generación, hasta convertirse en famosas leyendas. Tradiciones que probablemente, hayan mezclado ingredientes ficticios y reales. Esto ha pasado con La Cueva del Diablo, una escalofriante historia que hoy vamos a contar.

Por la región circulan distintos relatos que la misma gente fue difundiendo. En uno de ellos se dice, que allí guardaban las riquezas los bucaneros de tiempos antiguos. También ha llegado a pensarse, que moran algunos espíritus de los viejos piratas, quienes están cuidando los tesoros escondidos de esa gruta.

Además se maneja que en esa lúgubre caverna, los saqueadores marítimos resguardaban cargas de pólvora que dejaban un olor azufrado en el lugar. Quizá por ello, empezaron a circular rumores de que en esos rumbos andaba el diablo, un ser que en las historias de terror despide un hedor similar.

Otras leyendas de Mazatlán mencionan que, ahí quedaron escondidos cargamentos de oro que los bandoleros robaron en épocas pasadas. Algunos relatos aseguran que, hubo jefes revolucionarios que mandaron a enterrar montones de dinero en esa guarida. Son historias de espectros malditos, que vigilan todos los tesoros de ese lugar endemoniado.

Cuentan que esa cavidad, era extensa y que recorría toda la ciudad; se usaba como vía de escape para familias pudientes. Dicen que algunas personas, se ahogaron al hacerlo y ahora sus almas andan penando. Hay tantas historias de la cueva del diablo, la más famosa podrás conocerla a continuación.

 Leyenda de la Cueva del Diablo

La Cueva del Diablo de Mazatlán, está ubicada en las faldas del Cerro de la Nevería; enfrente de la Glorieta Sánchez Taboada. Se encuentra sobre el Paseo Claussen, una vía que discurre por el malecón de esa bella ciudad; un lugar del pacífico, con hermosas playas y paisajes de ensueño.

Cuentan que, en tiempos pasados se guardaron en ese cerro cantidades enormes de hielo; por ello su nombre. Hay quienes platican que debajo de esta colina, estaban varias cuevas insondables muy peligrosas. Había cavidades oscuras, bastante profundas que conectaban al mar. Lugares tan siniestros, donde muchas personas perdieron la vida.

En uno de estos relatos famosos, hablan de un personaje muy extraño que vivía en alguna de esas cavernas. Era un anciano que de repente, aparecía como por arte de magia y siempre se mostraba enfadado. Estaba molesto porque se construían las vías del tren que pasarían en el cerro.

Cierto día, varios trabajadores de esa obra vieron que iba acercándose. El viejito, quería pedirles que abandonaran aquel lugar. Debían irse para evitar consecuencias, no estaba dispuesto a tolerar intrusos en su hogar. Entonces pensaron que se trataba de un tipo chiflado, luego soltaron sonoras carcajadas, algo que después lamentarían.

Miraron que el hombre, empezaba a transformarse en una forma monstruosa. Otearon con horror, que la manifestación no era de este mundo; comprendiendo que habían visto al mismísimo satanás. De inmediato, salieron despavoridos para no volver jamás al lugar y contaron que en ese cerro maldito se aparecía el demonio.

Así comenzaron los rumores de que, en el Cerro de la Nevería estaba la Cueva del Diablo. Dice esta leyenda de Mazatlán, que quien ingresa a ese sitio embrujado jamás sale. Hubo varios escépticos que no creyeron la historia, y osaron entrar a esa tenebrosa caverna para nunca más volver.

 Cuevas de Catemaco e Iztapalapa

En la tierra de los brujos, muy cerca de la Laguna Encantada, se localiza una gruta conocida como La Cueva del Diablo. Ubicada en la región de Catemaco, Veracruz; lugar que es famoso por la hechicería y los ritos satánicos. En ese boquete, aseguran que está la puerta del inframundo.

La cueva del diablo de Catemaco, se encuentra en San Andrés Tuxtla, Veracruz; un sitio perturbador donde adoran al ángel caído. Dicen que es la entrada del infierno, y que más adentro, habita el príncipe de las tinieblas. Por eso con devoción, los amantes de lo oculto acuden a venerarlo.

En la sombría caverna, se hacen liturgias y misas negras; ceremonias dedicadas a honrar al maligno. También los más fieles creyentes le invocan, con la ilusión de obtener todos sus favores. Sobre este sitio existen infinidad de historias, la mayoría terroríficas; pues hablan de lucifer, la muerte y espíritus macabros.

En Iztapalapa está otro lugar enigmático, conocido como el Cerro de la Estrella. Este sitio ha sido testigo de múltiples historias prehispánicas. Es una famosa colina milenaria, donde se albergan al menos cincuenta cavernas, todas ellas misteriosas. La más popular es La Cueva del Diablo, ahí pasaron los siguientes hechos.

En esa gruta según la leyenda, hay un lago de aguas cristalinas que está rodeado de riquezas. Es un lugar encantado, donde se guardan cantidades inimaginables de tesoros. Monedas, joyas y piedras preciosas que son custodiadas por un anciano. El extraño personaje se aparece en la entrada del misterioso antro.

Dicen que el viejito, es el demonio que te anima a seguirlo para entregarte riquezas. Al aceptar esa oferta, habrás firmado tu sentencia de muerte. Si andas por el Cerro de la Estrella, no vayas a entrar a la Cueva del Diablo; porque nunca volverás al mundo de los vivos.