Saltar al contenido

Leyenda de la Isla de las Muñecas

Leyenda de la Isla de las Muñecas - Historias de Xochimilco

En el sur de la Ciudad de México, específicamente en las Chinampas de Xochimilco, existe un relato que ha sorprendido a propios y extraños. Es una espeluznante historia que habla de La Isla de las Muñecas, un lugar muy siniestro dónde hay presencia paranormal, asegurándose que ahí moran algunos espíritus.

La leyenda de la Isla de las Muñecas de Xochimilco es un relato de terror que los mismos lugareños han ido compartiendo desde hace mucho tiempo. Hay quienes sostienen que la historia es verdadera y que por ello ha perdurado hasta nuestros días, despertando incluso el interés de los turistas.

Esta leyenda de Xochimilco es muy famosa porque la misma gente se ha encargado de difundirla en la región y sus alrededores. Es una impactante historia de terror muy representativa del lugar, que ya forma parte de nuestra cultura y tradiciones. Son hechos sobrenaturales que ahora conocerás más a detalle.

La Isla de las Muñecas

El origen de esta leyenda de la ciudad de México se remonta hasta la década de los cincuenta. Según versiones todo ocurrió por aquellas fechas. En esa época sucedería una tragedia, algo que marcaría para siempre al personaje principal de esta historia, que ya nunca volvería a ser el mismo.

Era Julián Santana Barrera, un campesino muy trabajador que tenía su propia chinampa, en su islote cultivaba varios productos, los cuales salía a vender a los alrededores. Pero un día todo cambiaría para él, el destino le tenía preparada una sorpresa macabra que no se imaginaba, la fatalidad lo acechaba.

En cierta ocasión, cuando ya se dirigía a la casa fue testigo de cómo una niña era devorada por los tentáculos del lirio que le robaba el aliento para siempre. Miró cómo aquella joven, se hundía sin remedio en las aguas de ese canal que se llevaba todos sus sueños.

Desde aquél día, las cosas cambiaron y la vida de Julián se ensombreció. Según cuentan, el espíritu de la niña que había visto morir, lo perseguía a todas horas, incluso él mismo aseguraba que lo visitaba a diario adueñándose de su chinampa, de su vida y de su paz interior.

Así es como aquél hombre, comenzó a coleccionar juguetes para resguardar su vivienda. Muy pronto ese lugar se convirtió en La Isla de las Muñecas, pues el ermitaño personaje creía que así se protegía de los malos espíritus, en especial del espectro de aquella desgraciada niña que había visto morir.

Pasaron los años y el lugar se volvió bastante siniestro, pues Julián Santana no paraba de colgar muñecas por todos los rincones de su propiedad. Dicen que después de varios años, podían contarse más de 1000 juguetes, todos de aspectos avejentados, abominables y muy terroríficos; así nació la historia de:

Leyenda de la Isla de las Muñecas

La Isla de las Muñecas es una escalofriante historia que surgió cuando Julián Santana vio morir de forma trágica a una niña entre las aguas. Las noches las pasaba en vela pensando en que el espíritu de aquella chiquilla regresaría del más allá para llevárselo; por ello ideó un plan para salvarse.

La gente cuenta que de repente comenzaron a ver que aquél personaje acarreaba muñecas de todo tipo y las colocaba entre los árboles de su chinampa. Era común verlas colgadas, pues según decía, ellas serían las vigilantes que le ayudarían a espantar a cualquier espectro que quisiera hacerle daño.

Algunos llegaron a tacharlo de loco, pero no le importó; es cierto que se volvió un hombre muy ermitaño, pero nadie le pudo quitar la idea de que debía seguir recogiendo más muñecas para que lo cuidaran. Con el tiempo, aquel sitio se volvió tan siniestro que a todos llenó de terror.

En el 2001 Julián Santana pasó a mejor vida, algunos dicen que él ya presentía la muerte, pues aseguraba que una sirena se lo quería llevar de este mundo. Cuentan que murió de un paro cardiaco, en el mismo lugar donde presenció la tragedia de la niña, una gran coincidencia.

Hoy en día, la Isla de las Muñecas sigue siendo un sitio donde reina el misterio. Los familiares de Don Julián continúan cuidando la propiedad para honrar su memoria. Se siguen agregando más juguetes que la misma gente consigue. Es un lugar siniestro cargado de energías paranormales.

Si algún día visitas Xochimilco, te darás cuenta que la leyenda de la Isla de las Muñecas es una historia verdadera que seguirá viva por muchas generaciones. Es un sitio que representa una riqueza cultural en México y que debemos respetar, es mejor comportarnos; esto es para evitar sorpresas macabras.