Saltar al contenido

Leyenda del Puente del Diablo

Leyenda El Puente del Diablo - Historias de Jalisco

En el mundo, hay magníficas construcciones que siguen maravillando al humano. Algunas resultan extraordinarias por su belleza; pero en otras quedan rastros de misterio. Así sucede con El Puente del Diablo, una obra antigua que ha inspirado múltiples relatos; los cuales, narran historias sorprendentes que se propagaron en donde quiera.

La leyenda del puente del diablo, es un increíble relato que tiene varias versiones; tanto en México como en otros países. Se debe a que, en la tierra hay muchos sitios enigmáticos donde están escondidos infinidad de secretos. Sobre esos lugares, van contándose extraordinarias historias que han fascinado al hombre.

Esta vez les contaremos, las historias del puente del diablo más famosas en México. Empezaremos con una leyenda de Jalisco muy conocida que sucedió entre Guadalajara y Zapotlanejo, en tiempos de la colonización española. Después abordaremos otros relatos de menos popularidad que suenan en el país; te invitamos a leerlos.

El Puente del Diablo

Hace más de tres siglos, en el año de 1718, iba a realizarse una obra que permitiría librar al río Santiago. La construcción estaría a cargo de un alarife, que gozaba de buen prestigio en la región. Sería el viaducto que hoy en día se encuentra en Puente Grande, Jalisco.

Al hacer esa construcción, podría conectarse la carretera que va de Guadalajara a Zapotlanejo; hacia otros lugares de gran importancia económica. Esta obra aún se mantiene firme, pues ha resistido las inclemencias y latigazos del tiempo. De ella, cuentan varias historias perturbadoras; a continuación, narraremos una de las más conocidas.

En México, se popularizó la leyenda de Jalisco sobre El Puente del Diablo. Habla de una construcción antigua, que está ubicada actualmente en las orillas de Guadalajara; rumbo a Zapotlanejo. Dicen algunos relatos que la obra tiene más de 300 años y que fue el propio satanás quien la erigió.

El albañil que había aceptado realizar ese inmueble, sabía que debía cumplir con una fecha de entrega. La reputación de él, estaba en juego y por ello, se propuso terminar cuanto antes la obra. Sin embargo, la envidia y el egoísmo de los trabajadores hicieron que su empresa casi fracasara.

Al frente del proyecto, estaba un reconocido constructor que se había ganado el respeto. Existían también varios individuos recelosos que lo odiaban por sus logros. Ellos fueron los causantes de que la obra no avanzara; algo que el alarife nunca sospechó y que lo llevaría a tomar una temeraria decisión.

El plazo de entrega se acercaba y sería imposible cumplir con el trato; la obra no podría finiquitarse. El arquitecto estaba muy triste porque su prestigio empezaba a desmoronarse. De pronto, una horrible idea invadió a su mente, le parecía que era un pensamiento terrible; pero no tenía otra alternativa.

Leyenda del Puente del Diablo

La fecha pactada para concluir el puente, estaba a sólo 24 horas y el alarife lo sabía. Entonces ya desesperado, murmuró que le empeñaría su alma a satanás. Si el ángel malvado era tan poderoso podría ayudarlo. Nomás quedaba esa única solución, fue en ese instante cuando algo infernal apareció.

Era el diablo que acudía solícito; siempre deseoso de conseguir almas a cualquier precio. Al verlo el albañil, supo que había escuchado sus palabras y aunque se condenara le hizo la propuesta. Si en una noche aquel ser terminaba el viaducto, él pagaría con su vida; trato que lucifer aceptó.

El hombre aún seguía perplejo, pero tenía que formalizar el contrato. Antes que todo, iba a dejar claras sus exigencias y así lo hizo. Se le entregarían a luzbel los planos arquitectónicos de la obra. Ahí estaban las especificaciones que debían cumplirse a cabalidad; sólo así surtiría efecto aquel pacto.

Entonces el maligno mandó traer a su legión de criaturas demoniacas, quienes le ayudarían con la construcción. Los súbditos empezaron los trabajos para realizar aquel portentoso inmueble, que años después se conocería como El Puente del Diablo. Un sitio que los lacayos del mal, levantarían en tan sólo una noche.

Al llegar el alba, satanás se sintió triunfante. Estaba seguro que había ganado un alma más para su reino; era hora de reclamar el premio. La gente quedó sorprendida por ver la construcción finalizada. Algunos envidiosos, pensaron que el alarife tenía pacto con el chamuco y no andaban tan equivocados.

Cuando lucifer exigió su pago no pudo cobrarlo; se había negado a construir la capilla del arcángel Miguel que estaba en el plano. Sabía que era su enemigo; con esa jugada, el astuto hombre engañaría al malvado ser. Así lograría conservar su alma y levantar el famoso puente del diablo.

Otros Puentes del Diablo

En ciertas historias se asegura que, en España y Latinoamérica hay varios puentes del diablo. También en cada región del mundo, pueden existir ese tipo de sitios; de los cuales han surgido diversas leyendas. Son relatos en donde el diabólico ente, siempre será el arquitecto que levanta esas misteriosas construcciones.

En México hay otra versión sobre el puente del diablo en Jalisco. Habla de un hombre que necesitaba cruzar el río Santiago; pues quería visitar a su amada que vivía en Zapotlanejo. Para ello empeñó su alma, se la ofreció a satanás y a cambio, el maligno construiría el viaducto.

El demonio confiado de ganar, aceptó la propuesta y empezó a trabajar en el encargo. Pero existía cierta condición, debía terminarlo antes del alba, sólo así cobraría la recompensa. Nomás que no pudo cumplir con el trato; pues nunca se imaginó que estaba preparándosele una sorpresa, algo que jamás olvidaría.

La mujer de aquel hombre averiguó las condiciones del contrato. Después, casi al amanecer, con sus manos simuló un aleteo; luego soltó un kikiriki. Los gallos al escucharla, cantaron creyendo que el nuevo día llegaba. Mientras tanto, el malévolo ser huía sin colocar la última piedra; la estrategia había funcionado.

Hay otra leyenda de Durango, que habla del Puente de Navacoyán que está ubicado en el río Tunal. Cuenta que el ingeniero fue ayudado por un raro personaje de negro. Pues sabía que no terminaría la obra antes de que llegaran las lluvias; por eso decidió negociar con el demonio.

La construcción quedó terminada; pero encontraron muerto al encargado de la obra. Tal vez satanás cobró su deuda y desde entonces, se llama El Puente del Diablo. Es un lugar misterioso donde suceden cosas muy extrañas. Pues dicen que ahí anda el espectro del ingeniero; tu sabrás si quieres visitarlo.