Saltar al contenido

Leyenda El Callejón del Diablo

El Callejón del Diablo - Leyenda Antigua Mexicana

En México, hay lugares misteriosos llenos de secretos o enigmas. A veces son parajes, construcciones o vías; sitios que fueron testigos de impactantes relatos que se han contado por generaciones. Una de esas historias es el Callejón del Diablo, la leyenda más conocida sucedió en el viejo barrio de Mixcoac.

La leyenda El Callejón del Diablo, es una terrorífica historia que tiene varias versiones. Las más populares, tuvieron como escenario un angosto pasadizo de la Ciudad de México, donde se aparecía un ser maligno. Era el diablo que merodeaba por allí, en busca de almas ambiciosas para llevárselas al infierno.

Al ser una leyenda antigua, puede contener elementos adicionales a los hechos originales. Sin embargo, es el mismo satán quien participa en las diversas versiones que circulan por ahí. En otras partes del país, existen relatos que narran sucesos parecidos a la crónica de Mixcoac, historia que enseguida les presentaremos.

El Callejón del Diablo en Mixcoac

En la Alcaldía de Benito Juárez de la Ciudad de México, concretamente en la colonia Insurgentes Mixcoac, hay una calleja muy siniestra. Un sitio donde la existencia de energías negativas es innegable, pues se dice que en las noches, el amo de la oscuridad se pasea ya hace mucho tiempo.

Desde épocas añejas se cuentan historias aterradoras, que hablan de hechos horrorosos y sobrenaturales; relacionados a una visión infernal. Existen varios relatos donde se refiere que, en un pasadizo maldito, el demonio solía aparecerse a media noche. Por ello, a ese lugar lúgubre empezó a decírsele El Callejón del Diablo.

Dicen que antes en esa zona, había una especie de rúa que estaba rodeada de frondosos árboles. Era un camino por donde la gente a veces transitaba. Esto sucedió, hasta que empezó a rumorearse que, en el paraje se oían ruidos extraños muy horripilantes que no parecían de este mundo.

En ocasiones se escuchaban sonidos guturales, como si fueran de bestias monstruosas. Los viandantes percibían chillidos que no producía el ulular del viento, también aseguraban que se oían aullidos que no provenían de los animales. En ese lugar deambulaba una criatura del averno, afirmaban que se trataba del mismísimo diablo.

Cuentan que en esos rumbos había una choza destartalada, donde habitaba alguien muy solitario. Fue un personaje lánguido y achacoso que padecía tuberculosis. El desventurado hombre, sufría por los estragos de la enfermedad y a diario gemía de dolor. Algunos creían que aquellos quejidos, eran los causantes de los alaridos.

Hubo varias personas inquietas, que no se quedaron de brazos cruzados y decidieron averiguar la verdad. Quienes lo hicieron, cara pagarían su osadía; pues se llevaron la mala experiencia de encontrarse con una manifestación espeluznante. Los que lograron escapar de esa espantosa aventura, contaron más detalles en los siguientes relatos.

Leyenda El Callejón del Diablo

En esta historia se narra que, cuando aparecían las sombras de la noche, en aquel camino el panorama era desolado. La posible presencia de una figura espectral, despertaba el temor de enfrentarse a lo desconocido. Pues algunos sostenían con gran vehemencia, que entre los árboles se escondía un ser repugnante.

Y aunque al atardecer quedaba desierto el lugar, alguien en cierta ocasión, llegó a pensar que sólo eran falacias de la gente. Entonces quiso averiguar la verdad y se dispuso a recorrer aquella vereda embrujada. Cuando vio un raro bulto escondido tras un árbol, avanzó decidido hacia él para desvelarlo.

Al acercarse, vio a un extraño personaje que se recortaba en la oscuridad, dibujándose poco a poco una silueta amorfa que lo hizo titubear. Las piernas le flaquearon, pero la adrenalina despertó su valor aletargando la cobardía. Luego se encaminó con sus puños cerrados, resuelto a enfrentar aquel ente desconocido.

De pronto la forma monstruosa dejó su escondrijo, revelándose una criatura infernal que irradiaba fulgores de fuego. Así supo, que la historia del callejón del diablo era verídica y debía abandonar la misión. En su retirada, sintió como si la tierra quisiera devorarlo; atrás quedaban las carcajadas aviesas del demonio.

Otro relato muy similar tuvo de protagonista a un borracho, quien aseguró haberse encontrado con satanás. En ambas historias se dice que los dos lograron escapar de la horrenda criatura, pero hubo personas que no pudieron salvarse del perverso engendro; como le pasó a un desgraciado usurero que apareció muerto.

Ese hombre, hizo tratos con lucifer y fue castigado horriblemente debido a su codicia. Se cree que su espíritu, aún pena por el sombrío lugar de Mixcoac. En varias partes de México, existen otras historias del Callejón del Diablo; a continuación, descubrirás los hechos más importantes de algunas de ellas.

Otras Historias del Rincón del Diablo

En diferentes regiones del país, hay calles estrechas que también tienen historias relacionadas al demonio. Son pasadizos muy angostos que desde tiempos remotos, fueron testigos de cosas escalofriantes que acontecieron en esos lares. Son leyendas antiguas tan fascinantes, que merecen ser rescatadas para compartirse; hoy conocerás los relatos más sorprendentes.

En la colonia antigua de Cuernavaca llamada El Miraval, existe un pasaje empedrado de unos 200 metros que discurre por el “Puente del Diablo”. El sitio es lúgubre y misterioso, ahí nació la siguiente historia. En ese lugar hace mucho tiempo sucedieron hechos increíbles, que luego se convertirían en leyenda.

Hernán Cortés galopaba en su caballo “Rucio”, el conquistador huía de los Tlahuicas en aquel terreno abrupto. De pronto sucedió algo extraordinario, el ágil animal saltó casi cinco metros logrando librar una barranca. Se cree que el demonio lo ayudó, tales hechos originaron a la leyenda del Callejón del Diablo.

En Guadalajara hay un sitio conocido como el Rincón del Diablo, que también se le llamó El Callejón del Ahorcado. Cuenta la leyenda, que allí se celebraban aquelarres para realizar cultos satánicos. Una noche, aquella ceremonia demoniaca fue descubierta, y la mayoría de los brujos cayeron abatidos por los inquisidores.

En Saltillo, existió una vieja rúa que actualmente es conocida como El Callejón del Diablo. En ese lugar vetusto, sucedió una terrible tragedia. Cuenta la historia de un hombre, que mató a su hijo por equivocación; luego perdió la cordura. Sus celos enfermizos o el mismo luzbel, causaron la desgracia.

En diversas ciudades de México, también hay presencias malignas que acechan los corredores solitarios. En San Luis Potosí y Monterrey, incluso en otras partes del mundo; se habla de la leyenda del Callejón del Diablo. Cuando visites esos lugares no seas incrédulo, porque podrías llevarte el susto de tu vida.