Saltar al contenido

La Leyenda de Las Tres Pascualas

La Leyenda de Las Tres Pascualas - Historia Chilena Corta

Las leyendas y mitos de Chile demuestran que la riqueza cultural en este país es vasta. Son historias que suelen estar plagadas de elementos cuasi fantásticos. Sin embargo, pueden tener fundamentos reales que las vuelven interesantes. La historia de Las Tres Pascualas contiene estos ingredientes; por eso resulta tan atrapante.

Han pasado más de dos siglos, desde que empezó a contarse La Leyenda de Las Tres Pascualas. Parece ser, que esta fascinante historia tuvo su origen en la Región del Biobío. Se trata de una zona turística de encantadores lagos, que está localizada en la parte central del territorio chileno.

En una de esas lagunas, fue precisamente donde nació esta popular leyenda chilena. Este relato habla de Las Pascualas, tres hermanas muy unidas que soñaban con enamorarse. Nunca esperaron, que sus anhelos llegarían acompañados de fatalidad. Su historia de amor es trágica y terrorífica; si deseas conocerla, aquí la presentamos.

 Las Tres Pascualas

Esta historia nos traslada hasta el ocaso del siglo XVIII, concretamente a la incipiente ciudad de Concepción, Chile. Cuentan que, en aquellos tiempos vivieron tres hermosas jóvenes conocidas como Las Pascualas. No se sabe a ciencia cierta, si era su nombre verdadero o fue un apelativo que alguien les endilgó.

La gente dice que las muchachas trabajaban para conseguir el sustento. Casi a diario, iban a lavar ropa en las orillas de una laguna cercana a su casa. Ahí, entre risas y canciones; pasaban momentos entretenidos. Así transcurría la vida, y aunque parecían felices; había algo que las hacía suspirar.

Las 3 Pascualas eran muy alegres y soñadoras; en sus corazones estaba alojada la esperanza del amor. Presentían que, aquella laguna iba a traerles algún caballero; al que podrían entregarle el alma. Y sus presagios se materializaron; pues cierto día, apareció un apuesto hombre que les arrebató la quietud mental.

Cuando llegó el desconocido, las lavanderas no pudieron ocultar su fascinación. Nunca habían sentido algo parecido; entonces al forastero ideó un plan malvado. Se dio cuenta que Las Tres Pascualas eran dueñas de una escasa malicia. Eso le permitiría enamorarlas y si todo salía bien, lograría apropiarse de su voluntad.

Aquel foráneo se las arregló para engatusarlas y en poco tiempo consiguió lo que deseaba. La inocencia de las pueblerinas, le permitió entrar fácilmente al endeble corazón de cada una. El extraño había podido burlarse de las jovencitas, sin que ninguna supiera que a las tres les profesaba su amor.

Pero un día el encanto terminó, pues el despreciable tipo ya no se presentó. Con su ausencia, las ingenuas muchachas comprendieron la amarga realidad. El embuste quedaba al descubierto y la verdad apareció sin caretas. Entonces les embargó una honda pena y miraron hacia las aguas; ahí estaba su destino.

Leyenda de Las Tres Pascualas

Las hermanas sabían que, el pérfido personaje nunca volvería y que las había engañado vilmente. La decepción iba desgarrando su ser; les arrancaba lágrimas de dolor. Al fin dejaron de llorar, pues ya tenían el alma seca. Luego se abrazaron y caminaron hasta el pequeño lago; irían a buscar paz.

Era necesario acabar con ese terrible sufrimiento que las torturaba. Creían que en aquellas profundidades iban a encontrar por fin la calma. Entonces se internaron en esa laguna traicionera que les había traído la desgracia. Al sumergirse, el diablo bramó de júbilo; una noche de luna llena fue la testigo.

En otro relato, hablan de un misterioso huésped que llegó a la casa de Las 3 Pascualas. Allí fue donde conoció esas hermosas doncellas y quedó prendado de su belleza. Con el trato diario nació un gran amor por ellas. Estaba en una encrucijada de la que sería difícil salir.

Para resolver el dilema, decidió citarlas en las orillas de una laguna cercana. Las muchachas lo amaban en secreto y esperaban su declaración de amor. Esa noche de San Juan, alguien apareció en un bote gritando: ¡Pascuala! ¡Pascuala!; entonces las tres fueron a encontrarlo y el agua se las tragó.

En ambas versiones las hermanas murieron ahogadas por amor. En esa noche, un temblor embraveció las aguas hasta desbordarlas. Luego se formó un cuerpo acuoso con figura de media luna. Ese sitio es conocido como La Laguna de Las Tres Pascualas. Un lugar enigmático del que cuentan varias historias macabras.

La Leyenda de Las Tres Pascualas, refiere que desde ese terrible día empezaron a pasar cosas horripilantes. Afirma que en esa siniestra laguna deambulan los espectros de las lavanderas. Persiguen a los hombres aventureros, porque quieren seducirlos para cobrar venganza. Si te apetecen dichas andanzas, cuídate de las mujeres hermosas.