Saltar al contenido

La Leyenda de La Pascualita

La Leyenda de la Pascualita Corta - Historias de Chihuahua

En México, en el Estado de Chihuahua se cuenta una escalofriante historia que a muchos ha dejado asombrados y un tanto inquietos. Habla sobre un misterioso maniquí con características humanas, un caso paranormal que dio origen a la leyenda de la Pascualita.

Este peculiar maniquí, ha despertado gran interés por tener una apariencia realista y sobre él giran diversas teorías. Son rumores que con el tiempo cobraron fuerza y se han ido contando por generaciones; este relato ahora es una leyenda famosa de chihuahua.

La Chonita, como también le dicen; con los años se volvió muy popular en Chihuahua y en México entero. Incluso, es famosa en otros países; ésta inspiró varias historias que cuenta la gente. La más conocida es la siguiente, prepárate para leer la leyenda de:

La Pascualita

Todo comenzó cuando un 25 de marzo, día de la Encarnación; pudo verse por primera vez un extraño maniquí en el aparador de La Popular. En dicho establecimiento, se vendían vestidos de novias y estaba ubicado en el centro de la ciudad de Chihuahua.

Corría el año de 1930 cuando Pascuala Esparza, la propietaria; colocó en uno de los escaparates de esa tienda a Chonita. Era el maniquí que había conseguido en Francia, una figura femenina que por su belleza; de inmediato impresionó a los transeúntes.

La Chonita como le conocían; era una muñeca vestida de novia muy bonita, que a varios les robaba suspiros. A otros en cambio, les quitaba el sueño; creían que se trataba de un cuerpo embalsamado que revivía por las noches, algo espeluznante.

Aquella bella figura, fue la causante de tantas suposiciones por su apariencia humana. Sus ojos llenos de vida, su cuero cabelludo y su piel; incluso sus uñas y sus manos eran muy reales. Algunos decían que se parecía a la dueña, así nació La Pascualita.

Dicen que la gente ha visto a la Pascualita moviéndose y en algunas ocasiones la miraron abrir y cerrar los ojos. Otros cuentan, que cuando cae la noche y todo está sólo, el maniquí se desplaza por el local, es un caso de verdad alucinante.

La leyenda de la Pascualita, ha despertado en la gente muchas supersticiones; rumores que con el tiempo cobraron fuerza; pues se aseguraba que en el aparador de ese negocio había un cuerpo de una persona momificada, algo para morir de miedo.

Algunos creen, que el maniquí con vestido de novia era el cadáver de la hija de la propietaria. Este relato puede parecer increíble y aterrador; una historia de la Pascualita que con el tiempo se volvió una importante leyenda de Chihuahua.

La Leyenda de la Pascualita

Esta historia se centra, en lo que la gente empezó a descubrir cuando veía con detenimiento a la hermosa muñeca vestida de novia que estaba en el aparador de La Popular. Era notorio el parecido del maniquí con la difunta hija de la señora Esparza.

Las personas empezaron a percatarse que eran casi idénticas y por ello comenzaron a sacar conclusiones un tanto macabras. Se decía que aquel maniquí, perteneció a una pobre muchacha que murió por picadura de alguna alimaña; un triste final que no esperaba.

Algunas versiones detallaban que la causante de la desgracia fue una viuda negra; sin embargo en otras se habla que un alacrán acabó con su vida. Todo sucedió, cuando el animal apareció mientras la hija de la Pascualita se probaba el ajuar de novia.

Aquella muchacha, estaba ilusionada porque pronto se casaría; sin embargo la muerte le arrebató los sueños. Su madre, nunca pudo aceptar la tragedia y decidió que no se apartaría de ella. Para lograrlo haría una locura; aunque fuera un terrible pecado.

Algunos aseguran que buscó a un taxidermista para embalsamar al cadáver de su hija, convertirían al cuerpo en una momia. Esta leyenda de la Pascualita, es la que más se ha extendido por todo Chihuahua y sus alrededores; una historia de verdad aterradora.

Desde ese entonces, la gente pudo ver a una hermosa figura femenina vestida de novia en el aparador de la tienda de ropa La Popular. Era la hija Pascuala Esparza, que a diario cautivaba con su belleza a los visitantes; y éstos, no podían ocultar la curiosidad.

Así, la Pascualita se volvió una famosa leyenda chihuahuense que ha rebasado fronteras. Este es un caso extranormal, que despertó el interés de turistas de todo el mundo. También existen otras versiones menos conocidas que conocerás a continuación.

Otros Relatos de la Chonita

Con el tiempo se siguen tejiendo más historias que abordan el caso de ese maniquí realista que algunos han visto llorando. Ciertos testigos sostienen que mueve los ojos, también las manos; incluso que hace otro tipo de gesticulaciones; algo difícil de creer.

Otros rumores mencionan que hubo hombres que quedaron hechizados por el brillo de sus ojos. Esa mirada de la novia más linda de Chihuahua a muchos les volvía locos. También hay historias que la Pascualita es milagrosa y le encienden veladoras.

Cuentan que la misma gente llegó a creer que el maniquí era un cadáver embalsamado. Debido a eso, la policía tuvo que visitar la tienda para investigar a la dueña. Sin embargo, no encontraron nada extraño; pero las personas siguieron especulando.

En 1967 la señora Esparza murió por razones naturales y la historia de la Pascualita no quedó enterrada. Al contrario, los nuevos dueños la usaron para conseguir más clientes. Así la leyenda de la novia chihuahuense alcanzó gran notoriedad en muchas partes.

En un tiempo, La Chonita desapareció de la tienda porque los dueños decidieron restaurarla. Para ello, la llevarían a la Ciudad de México y cuando volvió a Chihuahua al parecer lucía diferente. Entonces la gente concluyó que la original era un cadáver momificado.

Ha pasado casi un siglo y la historia de la Pascualita sigue vigente, es una de las leyendas mexicanas más tradicionales. Pues la gente la sigue compartiendo en reuniones, cada quien la cuenta a su modo. Así son este tipo de relatos; un tanto reales y fantásticos.

Actualmente, la Pascualita de Chihuahua continúa despertando interés en los amantes de lo paranormal. Si viajas al norte de México, no te olvides de visitarla. Pero ten cuidado, puede hechizarte con su hermosura; pues la magia de su mirada te hará perder la cordura.