Saltar al contenido

Leyenda del Árbol del Vampiro

El Árbol del Vampiro - Leyenda de Guadalajara Jalisco

Hay historias de miedo muy antiguas que a veces pueden resultar inverosímiles. En ellas, se describen hechos tan increíbles que parecen sacados de un cuento de terror. Pero también, tienen elementos reales que las aleja de una simple invención. Este es el caso de la Leyenda El Árbol del Vampiro.

El Árbol del Vampiro es una leyenda de Guadalajara que se originó hace muchísimos años. Algunos la ubican allá por 1840. La historia más conocida, menciona que sucedió a finales del siglo XIX, para ser exactos en 1880. Es un relato que tal vez haya ido cambiando con el tiempo.

Esta crónica, es una leyenda de Jalisco muy conocida, que forma parte del folklor mexicano. Los hechos que en ella se relatan, propiciaron que la misma gente la fuera difundiendo hasta volverla famosa. Quizá se deba por el personaje principal, un oscuro ser, sobre el cual gira la siguiente historia:

El Árbol del Vampiro

En la versión más popular se cuenta, que todo empezó en la antigua Guadalajara, un lugar todavía pequeño con características rurales. Era el año 1880 y reinaba la tranquilidad, la gente no estaba acostumbrada al desorden, mucho menos a que sucedieran cosas sin explicación alguna, como lo que pasaría después.

Se dice que a la región llegó un desconocido, un europeo millonario que adquirió una propiedad valiosa en los alrededores. Se rumoraba que era un Conde, un hombre de alta alcurnia muy solitario y huraño. Alguien de raros comportamientos que vestía de negro; un personaje muy extraño de hábitos nocturnos.

Por ese tiempo, empezaron a suceder cosas inusuales que comenzaron a preocupar a la gente. La paz había desaparecido, y a los lugareños les extrañaba lo que estaba sucediendo. Al encontrarse algunos cuerpos sin vida no podían entender lo que pasaba; eran restos de animales sin una gota de sangre.

Todos los días encontraban varios perros y gatos muertos; lo más sorprendente era que aparecían totalmente drenados y con dos pequeñas perforaciones en su cuerpo. De inicio se pensó, que una rara enfermedad estaba acabando con esos animales, pero después las cosas tomaron otro rumbo; empezaron a suceder cosas aterradoras.

Primero comenzaron a desaparecer algunos indigentes, después otras personas que tenían familia. Con ello se acabó la paz y la gente empezó a entender que algo malo pasaba por aquellos lares. Pero todavía faltaba más, pues un día encontraron algo que los dejó helados, era el cuerpo de un humano.

En el cuello del cadáver podían apreciarse dos extraños orificios, de los cuales ya no escurría ningún líquido escarlata y aquello desató el pánico. Entonces, el terror se apoderó de los lugareños pues se acordaron del fuereño. Presentían que en esos rumbos rondaba un vampiro que estaba matando sus familiares.

El Vampiro de Guadalajara

Se creía que aquel hombre de modales raros era el culpable de esas horrendas muertes. Algunos sostenían, que se trataba de un personaje siniestro que deambulaba por los callejones en la oscuridad de la noche. Aseguraban que ya lo habían visto haciendo cosas sospechosas, todo coincidía y señalaba al extranjero.

Los rumores se extendieron por todo Guadalajara, también en rancherías aledañas; entonces, los pobladores se reunieron en busca de una solución. Se acordó vigilar al hombre de negro y se formaron cuadrillas para seguir de cerca al fuereño. La cacería había empezado, pronto conocerían la verdad; algo que ya imaginaban.

Un día, casi al amanecer, se escuchó un chillido que fue apagándose lentamente.  Era un alarido que anunciaba muerte y desgracia; se trataba de alguien que se había topado con un monstruo. Una criatura demoniaca que se movía entre las sombras; ésta le robaba el último aliento de su vida.

De inmediato la gente lo acorraló y se vio perdido. Pronto se dieron cuenta que se trataba del millonario extranjero. Habían acertado, ahora se sabía que aquel tipo era El Vampiro de Guadalajara. Ese, que estaba sembrando el miedo en la región; un muerto que se alimentaba de los vivos.

De pronto, alguien propuso quemarlo y clavarle una estaca en el corazón. Algunos opinaron que debían decapitarlo y enterrarlo en un pozo profundo de donde ya nunca saliera. En las historias de terror se decía que ese tipo de monstruos, a veces regresaban del más allá para seguir haciendo daño.

De un Camichín se cortó una estaca y luego la clavaron con fuerza en el corazón del extranjero. Debía pagar por todas sus fechorías, después lo decapitaron. Cuentan que lo enterraron en el Panteón de Belén y sobre él, se colocó una pesada lápida para que no volviera del inframundo.

Leyenda del Árbol del Vampiro

En un tiempo se decía, que en el Panteón de Belén de Guadalajara existía la tumba del vampiro. Que allí estaba enterrado un abominable ser que solía alimentarse de sangre humana. Se fueron tejiendo historias macabras, que el mismo vulgo empezó a compartir y así se supo de ese monstruo.

Luego de transcurrir algunos años pasaron cosas extrañas, esto a varios les llenó de miedo. En aquella tumba maldita la lápida comenzó a romperse, y desde las profundidades, empezó a emerger algo que a muchos horrorizó. Llegó a pensarse que era el vampiro que había despertado y salía para vengarse.

La gente se dio cuenta, que se trataba de un pequeño brote y para sorpresa de muchos, confirmaron que era una planta de Camichín. Así, se confirmaba la historia del vampiro que la gente contaba. Un relato que con el tiempo se convertiría en una leyenda de Jalisco muy famosa.

Esta historia relata que en una tumba del Panteón de Belén se enterró el vampiro de Guadalajara. Un ser perverso al que con un palo se le atravesó el corazón. Después, esa estaca retoñó y los brotes emergieron de la lápida, para luego formar un portentoso árbol que causa terror.

Es conocido como El Árbol del Vampiro, y sobre él se cuentan diversos relatos muy escalofriantes. Historias que a más de uno le han parecido espeluznantes. En una de ellas se dice que cuando esa misteriosa planta muera, el malévolo ser regresará y ya no tendrá piedad de la humanidad.

Ciertas versiones de la leyenda del Árbol del Vampiro mencionan, que en las ramas de esa vetusta planta han visto brotar sangre. También dicen, que en las noches se escuchan horripilantes alaridos. Quizá en esas señales, se nos avisa que muy pronto alguien regresará del más allá. ¡Debemos estar alertas!